Miedica y el espantapájaros

/miedica-y-el-espantapajaros/

Ayuntamiento de Lucena. Delegación de Cultura
Premio de Teatro “Barahona de Soto”. Textos Infantiles
Lucena (Córdoba), 2003
Págs.: 177
Edad recomendada: 6-9 años

Obra de teatro dirigida al público infantil que trata el tema de los miedos infantiles desde el punto de vista de la fantasía. El personaje del espantapájaros, tan clásico dentro del mundo de la infancia, ayudará a la miedosa Miedica y al valiente Valentin a superar los pequeños miedos con su magia.

La obra fue estrenada por el grupo Chibiricú Pequeño Teatro en la IV Semana del Teatro de “Ciudad de Lucena”, bajo la dirección de José Cañas Torregrosa.


COMIENZO DEL LIBRO

 

MIEDICA Y EL ESPANTAPÁJAROS
 

A la derecha de la escena, un campo de girasoles y, en su centro, un gran espantapájaros, estático, con sombrero de paja carcomido, con chaqueta de piezas, con una pequeña escoba en una mano y un molinillo de papel de colores en la otra.

A la izquierda, la fachada de una casa de campo, con ventanas y puerta que se abren y se cierran -no figuradas-, dos sillas o sillones donde acostumbran a sentarse las madres de los niños.

MADRE DE MIEDICA: (Al estilo comadre.) Pues, como te decía, mi hija Miedica se asusta por todo. Fíjate, que siempre ha tenido miedo de que le corte las uñas de los pies.

MADRE DE VALENTÍN: ¿Y las de las manos?

MADRE DE MIEDICA: No, las de las manos, no, ¡qué curioso! ¿Verdad? Sólo tiene miedo de que le corte las uñas de los pies, no las de las manos.

MADRE DE VALENTÍN: Y eso, ¿por qué será?

MADRE DE MIEDICA: Pues, chica, no lo sé. El médico dice que como el miedo es gratis, mi hija Miedica desde que nació toma todo el miedo que quiere y mucho más y se lo guarda en los bolsillos para cuando lo necesita.

MADRE DE VALENTÍN: Pues, mi hijo Valentín es todo lo contrario, no tiene miedo de nada. Parece mentira que sean tan amigos.

MADRE DE MIEDICA: Es verdad, los dos son tan diferentes y, sin embargo, comparten todo, incluso unas vacaciones en el campo como estas.

MADRE DE VALENTÍN: Pues, como te decía, mi hijo Valentín es tan valiente que nada más nacer se subió encima de un triciclo.

MADRE DE MIEDICA: ¡Qué valiente!

MADRE DE VALENTÍN: Por eso le pusimos el nombre de Valentín. Y con un añito ya sabía montar en bicicleta.

MADRE DE MIEDICA: ¡Qué valiente!

MADRE DE VALENTÍN: Y con tres años aprendió a nadar en la piscina.

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *