Trenzas de Andrómeda

/trenzas-de-andromeda/

Ayuntamiento de Andújar. Area de Cultura
VIII Premio Nacional de Poesía “Antonio Alcalá Wenceslada”
Andújar (Jaén), 2003
Págs.: 47
Edad recomendada: Adultos

 

Trenzas de Andrómeda es un poemario sencillo e intimista en el que narra los primeros años de vida en un barrio de Almagro, donde pasó sus años de infancia y adolescencia. La originalidad del planteamiento y la sencillez de sus metáforas e imágenes han sido algunos de los elementos mejor valorados.

La maestra, la primera amiga o uno de sus hermanos son algunos de los personajes que más influyeron en su infancia y que ahora la autora recuerda con cariño y cercanía en este libro, donde los recuerdos de la vida diaria, los juegos y cuestiones familiares centran el poemario.


COMIENZO DEL LIBRO


EL PATIO
 

El patio de mi casa está empedrado,
nunca fue particular.
La puerta de la calle la abre el sol
y se olvida la llave en el tejado,
después la cierra un gran rayo forzudo
y forzado de la luna,
a cal y canto.

En mi patio se prolongan las aceras
y pasan las vecinas con sus cántaros,
los perros callejeros se espantan con sus miedos,
mis amigas se ríen con sonrisas de trigo y caramelo.
Mis rodillas se hacen duras y más duras
a cada porrazo.
Las gallinas se escapan,
cacarean con ganas su sueño de corral
y picotean media sandía junto a su propia huida,
mis gritos o un melón.
Los aperos se arrinconan en las paredes blancas.
Las tardes siempre huelen a la vuelta del campo.

El patio de mi casa se abre al cielo.
Mis hermanos caminan por sus cantos
tropezando con sus primeros pasos.

Nunca pensé que el cuadrilátero
de un patio inmenso
se hiciera, con los años,
tan particular, tan vivo y tan pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *