Patios o cómo está el patio

¿Cómo está el patio?, mejor no preguntar a veces por las tensiones resultantes, ni en el país, ni en Europa, ni en casa, mejor irte de verdad a un patio para recobrar paz, tranquilidad o actividad social, creativa y turística, historia. Mejor disfrutar de la arquitectura popular y milenaria heredada de los romanos como hemos hecho este verano. En la domus romana aparece primero el atrio, atrium, como patio cubierto pero posteriormente hacia el siglo II a. de C. se edifica el peristilo, peristylium, como patio grecorromano, es decir ya como patios ajardinados y con columnas.

Y de ahí hasta el siglo XXI en el que se recuerdan, se disfrutan y se celebran los mejores patios que nos rodean como lugar céntrico de vida: patios cordobeses, patios romanos en ruinas, patios castellanos, patios madrileños, patios manchegos, patios rústicos, patios privados, patios hosteleros y turísticos, patios siempre auténticos…

En los últimos años los patios cordobeses se visitan de forma multitudinaria, se celebran en ellos grandes concursos simbólicos y monetarios que continúan la tradición. Hemos podido comprobar cómo riegan las macetas de sus geranios con regaderas extra-largas, cómo montan belenes en Navidad y les cantan villancicos las asociaciones locales, y es que en mayo se hace obligada una visita a Córdoba para respirar primavera en cada patio florido y decorado como si de un gran monumento se tratara.

Una domus ilicitana hemos visitado también este verano, allí en plena excavación, las piedras nos hablan de lo doméstico a través de los arqueólogos, de las tinajas que van a otros puertos cargadas de aceites, vinos, cereales y salazones. Y los patios allí son también protagonistas, al final de la visita, jóvenes vestidos de romanos nos ofrecen una bebida refrescante y antigua y frutas de la época. Traslado total a un tiempo milenario de cara al turista y a saber vender lo autóctono de cada zona.

Los patios como muestras de la arquitectura popular se extienden por la cuenca del Mediterráneo y se hacen propios de cada zona con unas características peculiares, sus galerías se rodean de columnas de madera o de piedra, de escudos, de fuentes, de empedrados, de vergeles y de galerías al descubierto o de paredes o cristales.

En Villanueva de los Infantes me consta que los miman y hacen poesía con recitales de poetas, fragmentos teatrales y música, para octubre de este año ya tienen preparada la que será la V Edición de la Ruta de los Patios, patios civiles y religiosos que muestran al turista y a los habitantes del Campo de Montiel lo mejor de la tierra. Nos dicen que hasta por miles acuden y nos lo creemos, cuando el pueblo se cree y da valor real a lo que tiene como un valor propio.

Un precioso patio abulense de los numerosos palacios que en Ávila existen, no se los pierdan, pertenece al Hotel Palacio de los Velada, esto es o viene a ser como una especie de desamortización comercial y hotelera, así pudimos visitar este verano un gran patio invitados por una buena amiga, gran y doble privilegio, y por supuesto gran patio que acoge actos culturales y hosteleros varios.

Famosos son los patios de los cuadros de pintores como Sorolla, el pintor valenciano tuvo verdadera admiración por los patios sevillanos y andaluces, de ahí su variada obra sobre patios y luces. No olvido que también un pintor relacionado con la Generación del 27, el pintor valdepeñero Gregorio Prieto me ofreció una gran sorpresa al visitar su gran Museo en Valdepeñas y encontrarme, cara a cara, con su pintura del patio de mis abuelos, un joven Gregorio Prieto visitando Almagro entre viaje y viaje al extranjero.

Y sí, será también en Almagro, donde los patios tengan gran importancia arquitectónica desde siglos pasados, donde el Corral de Comedias, como patio o corral para el ocio, es joya auténtica que se cuida en la ciudad, en una ciudad dónde la Plaza fue un gran patio también de actividades, primero más privado, rodeado de palacios maestrales y después un patio más público donde se incluían las corridas de toros.

Los patios en Almagro son importantes y sirven para hacer películas de Pedro Almodóvar, sirven para ser visitados por turistas y disfrutados por sus habitantes. Tres años lleva la Asociación Almágora recorriendo los patios, blasonados o no, con vergeles o no, con columnas de piedra o de madera, muchos de ellos adornados sólo con su historia, un año los adornan también con música de jóvenes artistas de la Escuela de Música, o los adornamos con poesía o relatos, o con algún homenaje para alguien reconocido de la población como la escritora Manolita Espinosa, donde muchos paisanos y turistas visitantes añaden palabras a una vida tan activa, aunque la autora no estuviera presente, pero sí, por supuesto que ella estaba en aquel patio con sus poemas breves y certeros directos al corazón y al alma.

Un patio de Almagro excepcional antes mencionado es el patio de comedias, del  llamado y ya famoso Corral de Comedias, viejo patio Monumento Nacional, del que se tienen noticias fue construido en 1629, un patio maravilloso alrededor del cual gira toda la vida de una ciudad y donde quizá no se debieran celebrar ciertos actos o programas televisivos tan libremente. Se redescubre en 1954 y el Ayuntamiento comprará este famoso patio, se declara Monumento Nacional en marzo de 1955, aquí los gobernantes estuvieron alerta para acertar en lo que sería una buena inversión  que cambiaría cultural y turísticamente toda una zona y comarca, los poderes de un patio interior son insondables.

Las rutas de los patios se repiten por las poblaciones, son lugares de vida que podrían contar múltiples experiencias, si los patios hablaran… Patios poéticos donde también nos contagiamos con nuestro propio patio en un verano. Patios interiores como el del Corral, patios exteriores que ofrecen sus fuentes, sus recuerdos de infancia, sus decoraciones, sus fantasías juveniles, su tranquilidad de cuadrilátero, su columnas sujetando el tiempo que nos deja, pero también sus limpiezas y difícil y costoso a veces mantenimiento. Patio, palabra para patear lo negativo y devolver la palabra a la convivencia de las corralas y de las alegres galerías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *