Poesía visual (inusual)

La palabra se muestra en el papel, en la oralidad, en los escenarios, a través de los poemas… Son mensajes cortos, intensos donde se refugia el poeta y contador de historias. Pero hay otro tipo de poesía donde no se utiliza la palabra, a no ser que se le dé la vuelta a su significado, para hacerla irónica, artística, original, donde no hay mucha gente que lo haga, donde no hay muchos que quieran entender así la poesía; es directa como una imagen fuerte, es intensa cual alarido, grito que nos sale de dentro y nos hace pensar durante unos segundos, horas, en la combinación del mensaje, si no alfanumérico, sí alfa-icónico o alfa-simbólico, alfa-agresivo, alfa-original, es la poesía visual que se recrea en el papel, o en una exposición o vitrina, o en un libro si acaso. Hay mucho experimento, (poesía experimental), hay mucha obra de arte, (poesía artística), hay mucho juego, (poesía lúdica); hay mucha búsqueda en el imaginario del poeta que cambia su código y se pasa a la poesía-objeto, a la concreta, a la poesía de vanguardia que no sabemos dónde nos llevará desde que se iniciara en los años sesenta.

Hay autores claramente representativos como el manzanareño Teo Serna, luchando en la temática en redes y en papel, actualmente con una deliciosa serie de la baraja de Heraclio Fournier, Teo juega con los conceptos, a sus cartas echadas sólo le falta música, música que tan bien utiliza en sus creaciones. Teo Serna toma un rey de la baraja y le hace preguntas existencialistas o juega con él, o lo pone en una situación difícil, o se divierte, se hace crítico, se queda pensativo para hacerte pensar lo que puede expresar en un collage poético, pero el poema es mucho más que un collage, son poesía visual inusual que transita en redes y libros, y llama nuestra atención con un puñetazo o aviso en los tejidos blandos, a veces acaricia, se hace recuerdo, rabia expresiva, melancolía.

Igualmente la tomellosera María José García Bolós hace sus pinitos en ella, mezcla objetos de expresión con el lenguaje y el mundo del color. No es un poema ilustrado, ya que introduce un concepto en el otro y viceversa, es mezclar efectos con un resultado de vanguardia, donde no podrás escaparte de su embrujo, porque el resultado total te atrapará de tal forma que no importará si es palabra o imagen, simplemente es arte tal combinación, o surrealismo llevado a la experiencia.

Otros autores cercanos relacionados con la poesía visual en sus inicios, a veces postismo son José Fernández-Arroyo, Ángel Crespo, Amador Palacios que tanto nos han dado.

Hay editoriales como la valenciana Babilonia, coordinada por Paco Pérez Belda, especializada en poesía visual donde llevan publicados una centena de cuadernos de diversos poetas y pintores, artistas multidisciplinares, disciplinas libres con las que escriben o pintan, porque eso da lo mismo, expresan sus mínimas unidades de significado, son palabra y mirada unidas, son inusualmente poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *